Proyecto de vivienda en Alicante

26.09.2018

Termina Septiembre, empieza el fresquito y en Insenia ya estamos a pleno rendimiento. Ha llegado el momento de comenzar nuevos trabajos e ir cerrando lo antiguo. Por eso hoy me gustaría contaros uno de los últimos proyectos que hemos estado desarrollando durante el verano en el estudio. Se trata de un piso de cuatro habitaciones en un pueblo de Alicante para Pedro, uno de esos buenos clientes, que volvió a acordarse de nosotros cuando le surgió la oportunidad de comprar una vivienda en su pueblo natal.  

Es un proyecto que me gusta especialmente, aunque tengo que admitir que suelo disfrutar más con los Proyectos de locales comerciales, en este caso estamos muy satisfechos con el resultado y estamos deseando que comiencen las obras para verlo finalizado.

Y en gran parte es gracias a Pedro, el propietario, que como siempre se puso en nuestras manos y nos dio carta blanca para convertir en realidad su pequeño sueño, tener una casa propia en su pueblo, ya que el vive en Madrid.

Y como no puede ser todo en color de rosa... Pues también tuvo sus dificultades. La primera fue poder hacer un baño dentro del dormitorio principal en una zona de la casa donde no había bajantes. Además tenía una situación personal bastante particular y aunque la vivienda iba a ser su refugio de fines de semanas y vacaciones, en ese momento necesitaba que también fuera la vivienda habitual de su madre, su hermana y sus dos sobrinos. ¿Fácil eh? ¿Como hacer conciliar los gustos y necesidades para una segunda vivienda de un hombre soltero con una vivienda funcional y familiar para una abuela y su familia? 

Proyectamos un salón-comedor y una cocina funcional y espaciosas con un separador abatible, que permitía fusionar el concepto de espacio abierto que él quería con la posibilidad de cerrar y tener cocina y salón independientes que su madre necesitaba. Mantuvimos los cuatro dormitorios pero optimizando al máximo los espacios y diseñamos el dormitorio principal en suite justo al extremo opuesto de las zonas de día para darle cierta intimidad.

Otro de los retos fue el largo pasillo, difícil de eliminar del todo debido a la forma rectangular y estrecha de la casa. Lo acortamos lo que pudimos y con la parte de pasillo que quedó creamos distintos ambientes y anchos para perder esa sensación de tubo.

Así que lo dicho, creo que conseguimos cumplir todo lo que Pedro y su familia necesitaban y sobre todo conseguimos que todos quedaran encantados e ilusionados con su nuevo hogar, ¿que al final es lo importante no? Les deseamos que lo disfruten muchísimo y que se acuerden de nosotros en futuras ocasiones!!